Consejos para tu mascota

Intenta asear y peinar a tu perro con frecuencia.

1. Identificar a tu perro:

El perro debe tener una identificación externa: Equiparlo con un collar y una placa de identificación que incluya su nombre, dirección y número de teléfono. No importa lo cuidadoso que seas, cabe la posibilidad de que tu perro algún día se escape y si lleva un collar con identificación aumentará las posibilidades de que tu perro vuelva a casa sano y salvo. El collar no debe de estar muy ajustado, de manera que lo menos puedan entrar dos dedos y deslizarse fácilmente.

El microchip de identificación: Algo fundamental, llevar al perro a nuestro centro comercial el podenco andaluz en C/Amsterdam Nº 25 - 41012 - Sevilla para que le implanten un microchip. Son numerosos los casos en los que los perros han podido volver a su casa después de perderse gracias al microchip.

Si tu perro tiene microchip y algún día se pierde, cuando sea escaneado por nuestro veterinario o por el personal de un refugio que lo encuentre verán tu teléfono o dirección, algo vital para poder contactar contigo.

 

2. Estar al día y cumplir las leyes locales sobre licencias para tener perro y cartilla de vacunas:

Es aconsejable consultar con nuestro veterinario para informarse sobre los requisitos legales en tema de vacunas y licencias necesarias en la ciudad en la que vives.

 

3. Intenta asear y peinar a tu perro con frecuencia:

Es importante que aseemos a nuestro perro con frecuencia y dependiendo de la raza cuidar de su pelo peinándolo con frecuencia para evitar que se enrede y se creen nudos. La frecuencia de cepillado del perro depende mucho del tipo de pelo que tenga, algunos perros necesitarán ser cepillados una vez al día y otros una vez cada semana.

 

4. Lleva a tu perro a nuestro veterinario para hacerle chequeos de forma regular:

Es bueno tener un veterinario de confianza al cual poder llevarle a nuestro perro para que le hagan chequeos de forma regular. Es la mejor forma de estar seguros de que nuestro perro está bien de salud. En ocasiones nos podrá aconsejar sobre algún tratamiento que necesite el animal.

 

5. Acompaña a tu perro y no lo dejes solo durante largos períodos de tiempo:

Tener un patio cercado con una caseta de perro es una ventaja, en especial para los perros grandes y muy activos. Sin embargo, intenta no dejar solo a tu perro fuera durante largos períodos de tiempo. Los perros necesitan compañerismo y sentirse acompañados por nosotros. Deben de pasar el mayor tiempo posible junto a su familia, no estar siempre solos.

 

6. Cuando estés fuera de tu casa, mantén al perro seguro con una correa:

Incluso aunque tengas todas las licencias y vacunas en regla, no debes de permitir que tu perro vague sólo fuera de casa o por el vecindario. Debes tenerlo bajo tu control en todo momento.

 

7. Dale a tu perro una diete nutricional equilibrada y acceso en todo momento a agua fresca:

Pregunta a tu veterinario o en la tienda de nuestro centro comercial para saber con que frecuencia alimentar a tu perro. Los requisitos en la dieta de los perros cambian según van envejeciendo. También debemos cuidar su dentadura ya que los dientes de los perros necesitan ser limpiados y controlados de forma regular para asegurarnos de que pueden comer bien.

También es muy importante mantener alejados de nuestros perros los alimentos y productos que puedan resultar tóxicos,

 

8. Entrenar y socializar a tu perro:

Una formación y entrenamiento positivo de tu perro permitirá controlar sus comportamientos de forma segura y hará que el vínculo con el animal mejore.

Es importante socializar a tu perro desde pequeño dejando que juegue e interactúe con otros perros. En parques para perros o zonas verdes encontrarás más gente con perros con la que poder socializar al tuyo y compartir e intercambiar opiniones. En algunas ocasiones la socialización y el entrenamiento requieren de mucha paciencia y dedicación.

 

9. Dale a tu perro el ejercicio suficiente para mantenerlo en buena forma física:

La mayoría de los dueños de perros juegan con sus animales varias veces al día, y la experiencia nos da la oportunidad de mejorar el vínculo que se comparte con el perro.

El tiempo de juego dependerá de la edad y de lo activo que sea tu perro. Algunos perros son incansables y si por ellos fuera estarían todo el día jugando y corriendo de un lado a otro.

 

10. Sé leal y paciente con tu fiel compañero:

Asegúrate de que las expectativas que tienes depositadas en tu perro son razonables y recuerda siempre que la gran mayoría de los problemas de comportamiento en perros se pueden resolver.

No todos los problemas son de conducta, muchos pueden ser indicadores de algún problema de salud. Por ejemplo, un perro que gruñe cuando le vas a tocar las orejas quizás sea un indicador de que pudiera tener alguna infección en el oído